Saltar al contenido

Cuidar Perros Recién Nacidos

Todo cachorro recién nacido necesita de una atención específica para poder crecer y desarrollarse perfectamente, normalmente estos cuidados se los proporcionaría su propia madre, pero en ciertos casos ella ya no está, bien sea porque haya muerto o porque el cachorro ha sido adoptado o encontrado en la calle, lo cierto es que sin la madre presente, la tarea de cuidar a estos lindos animalitos será un poco más difícil, sin embargo se puede lograr.

Para eso te contaremos cuál es la manera correcta de cuidar a un perro recién nacido por tu propia cuenta, y qué factores deberás tener en consideración.

Habitación

Primeramente hablaremos del lugar donde permanecerá el cachorro durante sus primeros días de vida.

Queremos que el recién nacido sienta la presencia de su madre aunque esta no esté, así que lo que haremos será colocar una botellita con agua tibia a su lado para así simular el calor de su madre, de la misma manera que podemos poner un reloj cerca de él, simulando los latidos del corazón de la misma.

Asimismo, es importante mantener al cachorro fuera de lugares ruidosos, pues sus oídos aun no están bien desarrollados y no queremos que se aturdan.

En cuanto a la cama, puede ser simplemente una caja de cartón, siempre y cuando esta sea amplia para evitar que el cachorro se sienta encerrado.

Alimentación

Si bien, no podríamos negar que no hay nada como la leche materna, pero bajo situaciones como esta se le puede dar al recién nacido una fórmula de leche para cachorros recién nacidos, las cuales puedes encontrar en una farmacia veterinaria.

La manera de suministrarle tal leche será cada 3 horas, así que si no te sientes preparado para realizar este paso por al menos 5 días, probablemente no debas llevar a casa a un perrito recién nacido.

También, esta leche deberá ser agregada a un biberón, o en caso de no poder comprarlo, puedes utilizar un gotero (donde vienen las gotas para ojos o nariz) bien limpio.

Estimulación

Luego de cada comida, es necesario que pases un algodoncito con agua tibia por las partes íntimas del cachorro, estimulando bien la zona, para facilitarle así el momento de orinar o defecar, pues al ser recién nacidos esto les cuesta bastante.

Ignorar los gemidos

Los cachorros recién nacidos suelen gemir mucho durante la noche, esto con la intención de llamar la atención del sueño para que lo acompañe, aunque suene triste, lo mejor es ignorarlos, y solo echarles un ojo de vez en cuando para asegurarse de que está bien, no debes malacostúmbralo.

Dormir cerca de ti pero no en tu cama

Y hablando de malas costumbres, es importante que el cachorro duerma en su propio espacio, si bien, te recomendamos que se encuentre en la misma habitación que tú, pero no es la misma cama, para que así se acostumbre desde pequeño a dormir siempre en su propia cama.

Evitar cargarlos

En esta etapa el animal es súper débil, y sus huesos no están completamente formados, es por ello que debes evitar cargarlos demasiado, y para cuando lo hagas deberá ser muy delicadamente, apoyando sus patas traseras en una de tus manos y el pecho en la otra.

Vacunación

Cuando el perrito está recién nacido no se le colocan vacunas, este paso se realizará 45 días después de su nacimiento, así que asegúrate de buscar una cita con un veterinario pasados esos días.

Mostrar afecto

Una vez que el cachorro abra sus ojos, será momento de que le demuestres tu afecto, habla con él y hazle ciertos cariñitos, para que así este se acostumbre poco a poco a su nuevo dueño y nuevo hogar.

Recuerden que esta etapa del animal es sumamente importante para él, debes cumplir cada recomendación al pie de la letra y sobre todo estar dispuesto a asumir tal cargo y responsabilidad.

Haz a ese cachorro parte de tu vida y jamás lo maltrates, solo edúcalo, amalo, cuídalo y ten mucha paciencia.