Saltar al contenido

Etapas del Amor en las Relaciones de Pareja.

Spread the love

Estar enamorado es una sensación única, es sentir esas ganas locas de estar con esa persona, esos nervios al tenerla cerca, las famosas cosquillas en el estómago y andar siempre con una sonrisa de lado a lado.

Con el paso del tiempo estas sensaciones desaparecen. La relación se va tornando un poco más calmada, más centrada en pasar el tiempo juntos sin tantas locuras.

Posteriormente a esta etapa viene una calma mayor, una época donde se tiene más aprecio y tranquilidad al estar con esa persona.

Estas etapas del amor tienen un origen en nuestro cerebro, reacciones químicas de nuestro organismo que están vinculadas con cada etapa del enamoramiento.

Estas etapas fueron definidas por la neurobióloga y antropóloga Helen Fisher, que a finales de los años 90 realizó una serie de estudios científicos.

Según sus conclusiones, el cerebro humano ha desarrollado tres sistemas cerebrales en las relaciones de pareja: el amor romántico, la atracción sexual y el cariño o apego. “El amor puede comenzar con cualquiera de estos sentimientos, y puede explicarse a través de las conexiones de nuestro cerebro” 

Aquí te explicamos un poco más sobre su investigación:

Lujuria o atracción sexual

La primera etapa del enamoramiento comienza incluso antes de saber que se está enamorado.

Se identifica por tener un fuerte deseo sexual y la necesidad de buscar a alguien, un vínculo amoroso y carnal.

En esta etapa existe un desenfreno, un alto impulso sexual acompañada de otros efectos como la disminución del razonamiento lógico. Por eso es normal que al comienzo las personas hagan locuras que en cualquier otro momento no harían.

Es normal experimentar aceleración del pulso cardíaco, nervios, ansiedad y euforia.

Esto es causado por la segregación de ciertas hormonas como la adrenalina y la testosterona por citar algunas, lo que ocasiona no solo un alto deseo sexual, también que reaccionemos con positivismo, de una forma donde nos sentimos imparables, donde nada puede salir mal.

Esta etapa es algo difícil de manejar, ya que con tanto desorden en nuestro organismo, es difícil no sentir deseo por más de una persona, pero ten calma, por lo general esta etapa suele durar unos 6 meses según la Dra.

Atracción o amor romántico

La duración de esta etapa varia de 1 a 3 años explica la Dra. Helen Fisher. Según sus estudios el cerebro pasa de un estado de euforia a uno de relajación en búsqueda de cubrir las necesidades básicas, algo así como comer, tomar líquidos, sentirse seguro, es decir, lo percibe como algo vital para subsistir.

La reacción que ocurre es similar a comer chocolate, pero mucho más fuerte, el cerebro siente la necesidad de estar con esa persona y lograrlo causa un placer muy satisfactorio, caso contrario de no ocurrir que es cuando la persona entra en depresión y desespero al no cubrir esa necesidad considerada como vital.

Quizás esta etapa es la predominante en las personas obsesivas, al no poder regular las hormonas segregadas por su organismo, permanecen en constante depresión a causa de no cubrir esa necesidad considerada básica para el cerebro.

Unión o amor maduro

En esta etapa el cerebro percibe a la pareja de una forma más empática, este busca una sensación de calma, paz, tranquilidad, es aquí donde la pareja se vuelve más un compañero, alguien en quien confiar, que sabrás que cada día al llegar a tu casa, esa persona estará ahí, esperándote.

La sensación de dormir con tu pareja en esta etapa es más relajante, al sentir más confianza, el sueño se vuelve más placentero.

Según la Dra. esta etapa dura no menos de 10 años, algo muy satisfactorio de saber, ya que alcanzada, solo basta con cuidar tu relación para disfrutar de una tranquilidad única.

Por último los estudios de la Dra. Fisher indican que este ciclo es repetitivo, es decir, nuestro cerebro comienza a comportarse de la misma manera, algo que puede ser difícil de controlar.

Es difícil creer que el amor se puede explicar a través de la ciencia, sin embargo cada reacción, cada sentimiento percibido se traduce a una reacción en nuestro cerebro, lo ideal es aprender a controlar nuestras emociones, a dirigirlas adecuadamente de una forma centrada, con madurez, algo que solo se puede aprender con la experiencia.