Saltar al contenido

Tener un Perro en Casa

Cuando decidimos llevar un perro a casa, automáticamente este se convertirá en parte de la familia, de hecho, lo debes considerar como un nuevo hijo.

Si bien, tal y como nosotros, ellos también necesitan de ciertos cuidados y rutinas, así como también es importante que los hagamos sentir siempre cómodos y en familia.

A continuación te explicaremos los factores que debes tomar en cuenta para tener a un perrito en casa, sobre todo si es tu primera vez.

Alimentación

Si tu perro ha sido adoptado, entonces lo primero que debes hacer es preguntar qué tipo de comida ha estado comiendo el mismo durante su estadía en el centro de adopción, de esta manera deberá continuar con la misma comida durante unos cuantos días, pues si la cambias drásticamente podrías provocarle al perro una horrible diarrea.

Si quieres cambiar de alimento, lo ideal es que luego de haber pasado los día, vayas agregando poco a poco la nueva comida con la antigua, es decir, le irás quitando su antiguo alimento pero muy sutilmente para que no resulte agresivo para su estómago.

Por otro lado, así como tú, tu perro también necesitará un comedor; este lo ubicarás y diseñarás de acuerdo a los rasgos del perro, tomando en cuenta:

  • Tamaño y forma de la nariz.
  • Altura.
  • Grosor.
  • Si come tranquilo o ansioso.

Todo esto con la finalidad de que crees un espacio cómodo para su hora de comida.

Identificarlo

Este factor es muy importante por si a tu intranquilo perro le da por escaparse.

Es recomendable que lo identifiques con una pequeña placa donde diga su nombre, tu número telefónico y tu dirección si así lo deseas, dicha placa la llevará el perro colgada en su collar en todo momento.

Visitas al veterinario

Si las personas vamos al médico para revisar nuestra salud, los animales van al veterinario.

Primero que todo, si tienes algún amigo por donde vives que tenga animales, sería perfecto que le preguntes a qué veterinario lleva a su mascota, pues seguramente su experiencia te enviará con el mejor de la zona.

Una vez que tengas claro a qué veterinario debes ir, asiste y verás cómo el profesional te indicará cada mínimo detalle para el buen cuidado de tu perrito, incluyendo el tipo de higiene y comida que deberás darle, pues esto puede depender de acuerdo a la raza, también, te indicarán las vacunas y los desparasitarte que tu mascota deberá recibir.

Por otro lado, debes llevar al perro al veterinario como mínimo dos veces al año, sin embargo se recomienda que sean más veces.

Paseos

Debes tener bien claro que no debes sacar al perro a pasear si este aún no posee las vacunas necesarias.

Una vez puestas las vacunas sí podrás llevarlo a tomar aire libre.

Llevalo amarrado con correa. Compra una que sea ajustable, para que se pueda ajustar al tamaño perfecto de su cuello.

Juega con él

Trata de mantener siempre una buena comunicación con tu perro para que este te tenga un gran aprecio, juega con él, compra algunos peluches y pelotas para perros, y hazle cariñitos siempre que puedas.

En pocas palabras, hazlo sentir amado y que está en su casa.

Bañarlos

Es bueno bañar al perro de vez en cuando y esto lo harás de manera juguetona para que al mismo le den ganas de hacerlo.

Debes tomar en cuenta el tipo de pelaje de tu perro para así comprar el champú y el cepillo adecuado, así como también puedes comprarle una colonia para perros que lo deje oliendo muy bien y un cepillo de dientes para caninos.

Limpia tu casa

Procura tener las cosas recogidas en tu casa, sobre todo las del suelo, pues los perros son muy curiosos y en cualquier momento se llevarán a su boca cualquier objeto que consigan por ahí, y podrás extraviarlas.

Preparar su cama

Es necesario que prepares una cama para el perro, incluso antes de que este llegue a casa, recuerda tomar en cuenta para esto el tamaño del perrito.

Es recomendable que la cama no sea de mimbre, pues lo más probable es que si adoptas a un cachorro, este la destruya completamente.

Por otro lado, acostúmbralo desde un inicio a dormir en su cama, para que así evites tener que regañarlo una vez que este crezca porque se monte en tu cama o en el sofá, pues será tu culpa por no haberlo educado desde pequeño.

Ahora que ya conoces las principales recomendaciones para tener a un perro en casa, estás listo para adoptar uno, de igual manera irás aprendiendo con él en el camino, tal y como tener a un bebé.