Saltar al contenido

Tips que te Ayudaran a Bajar Peso

Adelgazar
Spread the love

Bajar de Peso es una tarea que para muchas personas se vuelve una tortura, pues no tienen un metabolismo muy rápido, conocen poco o nada de alimentación nutricional y sana o simplemente no les gusta realizar actividad física.

Para lograr esa meta que es llegar y mantenerte en tu peso ideal, se requiere de la combinación de 3 factores básicamente:

Bajar Peso con una buena alimentación

Actividad física

Descanso

Tan solo tienes que encontrar el equilibrio ideal que se adapte a tu cuerpo y veras como poco a poco vas acercándote a esa meta.

¿Cómo emplear estos 3 factores de forma correcta y no fallar en el intento?

Esto se trata del clásico proceso de “prueba y error”.

Deberás ir tomando nota de tus avances e ir realizando cambios paulatinamente, sin necesidad de forzarse a seguir una dieta o rutina estricta y agotadora.

Una buena alimentación, Bajar Peso

El cuerpo humano necesita de carbohidratos, grasas y proteínas (además de vitaminas, minerales y oligoelementos), esto se traduce a consumo calórico.

Debes de encontrar el consumo calórico adecuado a tu sexo, tamaño y peso.

En internet puedes encontrar varias formas de obtener este valor, no es un calculo exacto ni muy complejo, pero te dará un punto de partida.

Ya teniendo este dato, es hora de contar calorías.

Te recomiendo que investigues cuantas calorías tiene cierta cantidad de comida.

Por ejemplo, una hamburguesa puede tener de hasta 1.000 calorías, un tazón de cereal en promedio tiene 240 calorías.

Ve sumando estos valores diarios para que evalúes tu consumo y puedas ir cambiando algunos alimentos de manera que tu consumo calórico este por debajo de tus gastos.

Un punto importante es consumir alimentos altos en fibra como la avena, aguacate, frutas y nueces, ya que te permitirán permanecer zaceado por más tiempo y así evitar caer en tentaciones.

No olvides tomar mucho líquido, esto te ayudara a sentirte zaceado y a limpiar el organismo de todo eso que queremos desechar.

Actividad física

La alimentación representa más del 50% del trabajo cuando se trata de perder peso, pero combinado con actividad cardiovascular se convierte en una dupla ganadora.

Realiza actividad física cardiovascular de media a alta intensidad, incrementando poco a poco a medidas que ganes condición.

Actividades como la natación, bailar, trotar o ciclismo son perfectas.

Además de ayudarte a quemar calorías, te relajan y disminuyen el estrés, el cual está comprobado influye notablemente en el aumento de peso.

Comienza con 10 minutos de trote al día, si se te dificulta conseguir un área para hacerlo, consigue una cuerda deportiva para saltar, esto resulta muy demandante, tanto o incluso mas que trotar.

A medida que te acostumbras al ritmo, ve aumentando el tiempo e incluyendo ejercicios anaeróbicos o trabajo con pesas.

Esto te permitirá moldear tu cuerpo, ganar masa muscular y por ende perder peso, ya que, a mayor masa muscular, más calorías consumes.

Si no cuentas con mucho tiempo para ir a un gimnasio, no te preocupes, en internet podrás encontrar infinidades de rutinas que se adecuan a tu ritmo, tiempo y condición.

Descanso

Este último factor, aunque no es predominante, también tiene una influencia notoria, incluso en algunos casos es determinante.

Está demostrado que las personas que no descansan adecuadamente tienden a subir de peso con más facilidad, pero ¿esto a que se debe?

Mientras mas tiempo estés despierto, más calorías necesitaras, puesto que esta se transforma en energía, necesaria para continuar con tus actividades, en la mayoría de los casos se suele comer mucho más de lo necesario y por lo tanto a perder todo el esfuerzo puesto en la alimentación.

Además, cuando duermes, el cuerpo realiza diversas tareas enfocadas en regenerarse y recuperar energías, esto te permitirá comenzar el día con más fuerza, mejor estado de ánimo y disposición.

Recuerda el dicho, “mente sana, cuerpo sano”, así que no debes de saltar este paso.

Regula tu sueño, programa a tu cuerpo para dormir en un rango de horas específico, esto te permitirá controlar tu tiempo de descanso, tu organismo ya sabrá cuando detenerse y enfocarse en su tarea que es recuperarse.

También te ayudará a mejorar la calidad de tu sueño y en poco tiempo tu cuerpo estará al 100% otra vez para poder enfrentarte a cualquier reto que se te presente.